Imbolc es una festividad o sabbat celta dedicado al fuego, que se celebra el 1 ó 2 de Febrero. En ella celebramos el comienzo del despertar de la madre tierra, el principio del fin del invierno. La candelaria es la festividad cristianizada de Imbolc.

En Imbolc se fabrican las cruces o nudos de Brigid, hechos de paja y se dejan velas encendidas toda la noche. En Irlanda la celebración comienza el 31 de Enero. Los nudos recién creados se guardan durante todo el año y se queman los del año anterior, nunca se tiran.

Este sabbat esta regido por la diosa Brigid, Bríd en gaélico, importantísima en Irlanda sobre todo y también en Escocia y Gales.

Brigid es la diosa de la curación, la poesía, el trabajo de los metales y la adivinación. Es una deidad solar relacionada con el fuego, la luz, la curación interna y la energía vital.

Hay 3 ríos que deben su nombre a esta diosa: Brigit, Breint y Brent, en Irlanda, Gales e Inglaterra respectivamente. Y hay muchos pozos y manantiales en Irlanda dedicados a ella, que se dice que poseen aguas curativas. Su animal totémico es la vaca y la oveja, cuya leche resultaba tan importante como alimento durante el invierno a los campesinos. También se la relaciona con el gallo, que anuncia el nuevo día, y la serpiente, símbolo de sabiduría y regeneración.

Es hija de Dagda y Morrighan. Sus colores son el blanco, negro y rojo y tiene equivalencias con Isis, diosa Egipcia, Minerva en Roma y Atenea en Grecia, y fue cristianizada como Santa Brígida.

Su simbolismo como diosa solar se plasma en la forma de los nudos o cruces de Brigid, que se fabrican para proteger la cosecha y a los animales. Y también se la representa en forma de muñeca hecha con maíz que sacaban en procesión las mujeres.

El convento de Kildare (Irlanda) es famoso por el fuego que se mantenía encendido por 19 religiosas durante 19 días. Se decía que el día 20 era la misma Brigid la que lo mantenía encendido.

Febrero es un mes considerado tradicionalmente como de purificación, en el que la vida empieza a fluir de nuevo en la naturaleza y dejamos atrás el pasado para mirar hacia el futuro, por eso aquí el fuego tiene tanta importancia, no en su aspecto de calor, sino de luz, que simboliza el fin de la oscuridad del invierno. Imbolc anuncia que se acercan tiempos mejores. Feliz Imbolc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *