En Litha celebramos el solsticio de verano,el 21 de Junio, el momento en el que el sol posee más potencia y el día más largo del año, que inicia el proceso de disminución de las horas de luz y el camino hacia el invierno.

Éste es el tiempo en el que la naturaleza está en su máximo apogeo, llena de flores y los árboles comienzan a tener frutos que madurarán con el sol del verano. Por ello a este día se le considera el matrimonio del sol y de la luna, por su referencia al amor y la fertilidad.

Para los celtas es una celebración similar a un fin de año a mitad de ciclo de las estaciones.

Como en Beltane, también en Litha se encienden fuegos, se baila alrededor de las hogueras y se saltan las brasas. El humo se utilizaba para purificar el ganado y las cenizas para propiciar la fertilidad esparciéndolas en los campos.

El año está gobernado por dos antiguas deidades de la vegetación: desde el solsticio de invierno al de verano reina el dios de la encina, que representa el crecimiento, y desde el solsticio de verano al de invierno, cuando los días se van haciendo más cortos, lo hace el dios del acebo. Ambos están en lucha constante, en Yule quien es derrotado es el dios del acebo, al encaminarnos hacia la luz y en Litha es derrotado el dios de la encina, ya que vamos hacia la oscuridad.

QUÉ HACEMOS EN EL SOLSTICIO DE VERANO O LITHA

El solsticio es el momento en el que las brujas recogen las hierbas en las primeras horas del día, mojadas por el rocío, para secarlas y usarlas posteriormente, ya que en esta fecha es cuando se cree que tienen mayor fuerza. La planta que más se refuerza estos días es el hipérico o hierba de san Juan, usada para alejar desgracias y presencias desagradables.

Las hierbas más importantes en Litha son nueve, número importante para los druidas: romero, laurel, tomillo, verbena, dragoncillo, hipérico, mejorana, salvia y albahaca.

Por otro lado es un buen momento para cargar nuestros talismanes, piedras o runas, poniéndolos a la luz del sol durante todo el día , para purificarlos y llenarlos de la energía luminosa.

Una práctica común en las zonas de campo de Francia e Italia es la adivinación con clara de huevo en una botella. Se coge una botella de cristal transparente llena de agua y se vierte dentro una clara de huevo. Esta botella se deja en contacto con la tierra, en un jardín o maceta, durante toda la noche. Por la mañana la clara habrá formado un dibujo con un significado para nosotros.

Espero que tengáis una agradable festividad de Litha y un feliz y próspero verano. Si realizáis el ritual de adivinación con la clara de huevo y queréis compartir vuestro resultado podéis dejarlo en los comentarios )O(

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *