Mabon es la festividad del equinoccio de otoño, el 22 o 23 de Septiembre según el año. En este momento de equilibrio el día y la noche tienen la misma duración pero nos encaminamos al período frío y oscuro, al descanso después de la acción. El otoño es mi estación favorita, el campo aparece lleno de diferentes colores,verdes y ocres, hay más quietud y frescor, por lo que disfruto más que de costumbre los paseos en la naturaleza en este tiempo. Además podemos encontrar setas o sentarnos junto al fuego y asar unas castañas con una bebida caliente.

Éste es el período de la segunda cosecha, la primera la vimos en Lughnasadh, y se almacenan estos alimentos. En Escocia se prepara el nuevo whisky y se brinda con el del año anterior.

Nos encaminamos a Samhain, mi festividad preferida, que es el fin de año celta, por lo que en Mabon, cuando empieza el otoño, es momento de ver todo lo que hemos hecho en las estaciones que dejamos atrás y hacer balance aprovechando que esta época nos invita al reposo.

Asimismo es tiempo de cambio, tanto externo como interno, que debemos aprovechar para liberarnos de lo que no queremos más, de lo que ya no nos sirve, y crear en nuestra vida lo que queremos manifestar. Es buen momento para deshacernos en nuestra casa de cosas que ya no nos sirven o que no utilizamos, para eliminar lastre, real o simbólico, de forma similar a los árboles que en esta estación se deshacen de sus hojas, lo cual les permite crear nuevos brotes en primavera.

El altar se decora con bellotas, nueces, hojas secas y otros frutos de la tierra recolectados en esta época como las calabazas y manzanas. Se adorna con un mantel de tonos oscuros y velas marrones o de cera virgen. Los alimentos rituales son el zumo de manzana y galletas de harina de avena.

RECETA DE GALLETAS DE HARINA DE AVENA DE MABON

Ingredientes:

-300 g de harina de avena

-100 g de harina de trigo

-150 g de mantequilla

-100 g de azúcar

-15 g de levadura de cerveza

-20 g de azúcar avainillado

-2 vasos de leche

-3 huevos

-sal

Se deshace la mantequilla y se diluye la levadura en la leche.

Se mezclan las harinas, se le añade el azúcar ,una pizca de sal y los huevos, la mantequilla fundida y la levadura.

Se amasa bien añadiendo más leche si es necesario, la masa debe ser bien consistente y se deja reposar cubierta con un trapo durante 1 hora.

Pasado ese tiempo se hacen bolitas con la pasta y se disponen en la bandeja del horno previamente engrasada y espolvoreada con harina. Hornear durante 30 minutos con el horno a 150 º.

Espero que disfrutéis del encanto de esta estación tanto como yo; como leí hace poco en una cita anónima: El otoño nos enseña lo bello de de dejar ir las cosas.  )O(

Si te gustan y quieres estar al tanto de mis artículos puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte y recibirlos en tu email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *